Contacto Mapa Web
Iniciar sesión Registrarse
Español Valencià Català Gallego Euskera English
Franquicias. Informacion de franquicias. Busca tu franquicia.
  • Pizzeria Savastano
  • Montehermoso Jauregia
  • Take Away Kebab
  • Elkar Gasteiz Liburudenda
  • Erdialde Jatetxea
Texto a buscar:
Buscar en:
Publicidad
Portada Cultura Exposiciones

Beltza

BELTZA

Lugar: Sala Araba Fundación Vital (C/La Paz, 5 - 1ª planta Centro Dendaraba)
Fecha: 4 junio - 29 junio
Precio: Acceso libre

Beltza

Horario:
  • De 18.00 a 20.30 horas (lunes a sábado)
  • De 12 a 14 y de 18.00 a 20.30 horas (domingos y festivos)
 
La Sala Araba de la Fundación Vital presenta una selección de las obras realizadas durante los últimos meses por el pintor abulense Javier Casanueva, que forman parte de su proyecto de finalización del Máster en Pintura de la UPV/EHU. La exposición muestra un total de diecinueve trabajos recogidos bajo el título de ‘Beltza’, todos ellos realizados sobre lienzo y con tamaños que van desde el pequeño formato (30x30cm) a escalas mayores que la humana (190x130cm).  El título hace referencia al eje central de toda la obra, ya que, pese a los diferentes formatos y estilos, el color negro estructura todos los cuadros.

Javier González Casanueva es un joven pintor abulense nacido en 1995. Empieza su formación artística con 8 años bajo la tutela de Juan Antonio Piedrahíta, artista local, y más tarde la continúa en la Escuela Municipal de Artes Plásticas de su ciudad. En 2017 se gradúa en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca, lo que le da acceso al Máster en Pintura que cursa actualmente en la Universidad del País Vasco. Ha realizado ya dos exposiciones en solitario y ha participado en varias colectivas. Recientemente ha trabajado como artista invitado en la Bodin KDA Skole de Bodø (Noruega) donde impartió durante dos semanas un taller de creación pictórica.

En la muestra que acoge la Sala Araba de la Fundación Vital, el artista trabaja principalmente la pintura usando el color negro como elemento generador de toda la obra. En un lenguaje tan aparentemente reducido intenta buscar riqueza, explotando el negro no solo como color, sino por su materialidad, su acabado brillo o mate, y por los matices que aporta cada pincelada. Para Casanueva “cada color es un mundo, pero por todo esto, es con el negro con el que siento que ese mundo y el mío propio están más conectados”.

Esa sensación de conexión resulta necesaria para el pintor ya que “en un contexto como el actual, donde el valor de la imagen se diluye en el bombardeo continuo al que nos somete el mass-media contemporáneo, la pintura aparece para mí como algo casi primitivo, que nace en la raíz de lo humano y que solo pertenece al interior de nuestro ser. La posibilidad de detenerme durante horas frente a un cuadro, en un registro tan limitado como es el negro, supone una ruptura con el frenético ritmo contemporáneo”.
Colaboran:
PORTALES DE LA RED PORTALDETUCIUDAD.com
® Todos los derechos reservados - Guía de ocio, empresas, turismo y servicios de tu ciudad.
Web optimizada para una resolución mínima de 1024px y navegadores IE 7.0 y Mozilla 3.0 o superiores.